Blog de Foment Formació

como afrontar aparición dependencia
17 Sep 2019

Como afrontar la aparición de la dependencia

/
Publicado Por
/
Comentarios0

Uno de los momentos más duros de la vida de toda persona es afrontar la vejez de sus seres queridos. Especialmente cuando estos sufren de demencias, enfermedades y hay que afrontar la aparición de una situación de dependencia.

Con el ritmo de la sociedad actual, es complejo tomar una decisión. ¿Lo cuidas en casa? ¿Buscas una residencia? ¿Contratas a una persona que cuide del familiar en su propia vivienda? Cada una de estas opciones tiene sus pros y sus contras y no hay una solución válida, sino que cada una vendrá marcada por las posibilidades económicas o estilo de vida de los familiares.

Si te encuentras en esta situación y no sabes cómo gestionarte, sigue estas recomendaciones que te ayudará a tomar decisiones.

Afrontar la aparición de la dependencia en un familiar: ¿Qué hacemos con él?

Consulta con tu médico. Lo primero que has de hablar es con el médico de cabecera de tu familiar así como los especialistas que le traten. Ellos te informarán de la enfermedad, fases, estado del paciente y cuál es el pronóstico. También serán los propios doctores los que te pueden recomendar ir a otro especialista o institución donde recibir ayudas ya sean asistenciales o económicas.

Fase inicial de dependencia. En este momento el paciente puede asearse, comer y moverse por sí solo pero está limitado en otros quehaceres del día a día. En este momento podemos recurrir a un apoyo externo que acompañe al anciano en su casa o en la nuestra, si hemos decidido que conviva con nosotros. En el inicio conviene poner especial hincapié en la formación, y no estás de más realizar un curso de servicios asistenciales o contratar a una persona formada en este ámbito.

Fase intermedia de dependencia. En este momento, el paciente aún tiene cierta autonomía pero necesita apoyo para desplazarse o realizar actividades cotidianas que le limitan y obliga a que haya alguien más pendiente de él. Puede ser el aseo, comida, cuidado de la casa, hacer la compra, acudir al médico o a la farmacia… No es necesario estar 24 horas a su lado, pero no podemos dejarle solo durante todo el día.

Fase avanzada de dependencia. El paciente tiene graves problemas de movilidad o incluso esté ya en cama. En este periodo, el anciano puede ya tener dificultades para comunicarse o para realizar cualquier actividad cotidiana como comer. Requiere de asistencia durante todo el día, que incluye baño, aseo, levantar de la cama y acostar, vestirle, darle de comer… Si es un familiar el que se decide a cuidar de él, debe saber que la dedicación en este momento será plena. Por ello, se recomienda pedir ayudas o intentar que alguna hora del día tenga a un asistente que le permita salir y tener un rato de dedicación para sí mismo y evitar el síndrome del cuidador.

Cursos subvencionados con Foment Formació

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. CÓMO CONFIGURAR ACEPTAR
Aviso de cookies