Blog de Foment Formació

¿Qué implica la gestión fiscal de un negocio?
10 Ago 2021

¿Qué implica la gestión fiscal de un negocio?

/
Publicado Por
/
Comentarios0

A la hora de pensar en un negocio o empresa, la gestión fiscal es un aspecto clave. Esta, hace referencia a la administración y el manejo tanto de fondos como de bienes, especialmente en momentos de recaudación, de conservación, de gasto, de inversión y de disposición. A continuación, te vamos a contar todo lo que tienes que saber respecto de la gestión fiscal y por qué puede ser de gran utilidad hacer un curso de gestión fiscal de empresas.

 

¿Qué es la gestión fiscal?

Podemos decir que la gestión fiscal es la gestión de bienes y fondos. Cuando se pone en marcha un negocio o empresa, es necesario tener presentes no solamente los trámites iniciales, sino también los que se deben llevar a cabo de manera rutinaria. Al hacer referencia a una gestión fiscal, estamos hablando de una tarea que abarca la totalidad de las declaraciones, los impuestos y las obligaciones tanto financieras como contables que un negocio debe asumir.

La gestión fiscal incluye el pago de IVA y de impuestos patronales, de sociedades y locales, registro de facturas, declaraciones de ingresos y de gastos, retenciones, altas en organismos públicos, entre una amplia lista de cosas.

Utilizar un método claro, que sea ordenado para la administración y gestión de facturas y de información es algo de gran utilidad para el sostén de las empresas y negocios. Por eso, el rol de la persona formada en gestión fiscal es clave para todo negocio.

 

Importancia de la gestión fiscal al día

Independientemente del tamaño que tenga, todo negocio y empresa tiene que mantener su gestión fiscal ordenada. Esto ayuda no solamente a llevar las cuentas claras y conocer el estado del negocio en todo momento en lo que respecta a sus deudas, ingresos y egresos, sino que, además, ayuda a evitar cualquier problema que pueda aparecer con Hacienda.

Al mismo tiempo, poder tener un balance contable ordenado se termina traduciendo en una visión mucho más completa y eficaz de la empresa en su conjunto. Teniendo esta visión, se puede tener un panorama claro a fin de tomar decisiones acertadas con una correcta evaluación de la situación en todo momento.

Cuando la gestión fiscal es dejada en un segundo plano, no solamente se puede estar perjudicando la organización completa del negocio, sino que, además, se puede estar corriendo el riesgo de tener ciertos problemas financieros y legales. También se corre el riesgo de no estar al día con las responsabilidades financieras y económicas del negocio, pudiendo tener problemas con los organismos nacionales.

 

Razones para hacer un curso de gestión fiscal de empresa

Un curso de gestión fiscal de la empresa tiene por objetivos conocer los aspectos básicos sobre fiscalidad y tributación para su aplicación en el entorno empresarial y profesional y conocer la mecánica de impuestos relevantes que afectan a las actividades económicas, comerciales y empresariales. Además, busca enseñar a preparar liquidaciones, declaraciones y autoliquidaciones de impuestos. Finalmente, es un curso que te enseñará a optimizar la fiscalidad y adaptar dicha optimización para cada caso en particular.

En Foment Formació es posible realizar este curso de 40 horas impartido de manera virtual. Ayuda a conocer las obligaciones fiscales y mercantiles de las empresas. En lo que refiere a los contenidos del curso, estos se dividen en: obligaciones mercantiles, fiscales y preparación de la documentación para liquidación de impuestos.

Respecto de las obligaciones fiscales, el curso incluye:

–          La fiscalidad y la empresa

–          Primera -aproximación al calendario fiscal del empresario

–          La empresa y los impuestos directos

–          Resumen sobre la fiscalidad y la forma jurídica

–          Calendario y presupuesto para la creación de una empresa

–          Calendario de obligaciones periódicas de la empresa

 

Los beneficios de contratar a un encargado de la gestión fiscal

Las tareas vinculadas con la gestión contable y administrativa se deben llevar a cabo con un cuidado y atención especial. En este sentido, lo ideal para todo negocio o empresa, independientemente de su tamaño, es contratar a una persona que pueda encargarse de la tarea y contar con la formación adecuada para ello. Esto se va a traducir en una serie de beneficios para los negocios, como son los siguientes:

–          Ahorrar tiempo dejando la tarea en manos de un especialista, con la tranquilidad de que todos los aspectos relacionados con ello están siendo tratados y que no habrá accidentes o cuestiones que sean dejadas de lado.

–          Acceso a beneficios fiscales que pueden aparecer y que solamente pueden aprovecharse con una persona atenta a ellas que sabe cómo mejorar las condiciones del negocio para ello y de qué manera sacar partido de las ventajas que puedan aparecer, tales como las exenciones, las deducciones, los descuentos, las tasas más bajas, entre otras cosas.

–          Orden en la gestión de documentos y archivos indispensables para la existencia y el funcionamiento del negocio, a fin de poder dar respuesta a las visitas de los organismos estatales.

–          Mejor organización a la hora de tomar decisiones, con un amplio conocimiento de la situación de la empresa en todo momento, de sus necesidades, debilidades y fortalezas. Una buena gestión fiscal es clave para saber en qué situación se está, qué errores se han cometido y cuáles son las soluciones que se pueden encontrar ante cada caso en particular. Es algo que favorece considerablemente la toma de decisiones dentro de todo negocio.

 

cursos subvencionados

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.